Limpieza de Hospitales

A lo largo de los años, nuestra empresa de limpieza se ha especializado en servicios de limpieza de hospitales y clínicas. La importancia de la higiene en hospitales y centros de salud es evidente, aunque la limpieza de quirófanos y salas de cura resulta vital.

Sólo de esta forma evitaremos la propagación de cualquier enfermedad o epidemia. Para ello, cumplimos con normas, subsanando el problema de raíz.
Para un buen trabajo de limpieza de hospitales hay que tener en cuenta la estructura del centro, número de camas, quirófanos…

Nuestros profesionales disponen de la formación y capacitación apropiada para la realización de estas tareas, utilizando los productos y las técnicas de limpieza adecuados.
Desde VILMAR, apostamos por los productos de limpieza ecológicos que respetan el medio ambiente, garantizando así el mejor servicio de limpieza en oficinas en toda la Comunidad de Madrid.

 

Cómo procedemos con el trabajo de limpieza en hospitales y clínicas

Comenzamos la limpieza siempre por las zonas menos sucias para evitar la contaminación entre espacios. Para evitar la suspensión de gérmenes en el aire, el barrido siempre se realiza en húmedo y con mopa.

El fregado de suelos se lleva a cabo con dos cubos diferentes, uno con producto desinfectante y otro con agua únicamente para realizar el aclarado. El agua se cambia siempre después de limpiar una estancia.Utilizamos bayetas de diferentes colores para diferenciarlas en el uso de las superficies a limpiar, ya que no es lo mismo repasar una mesa que limpiar un sanitario.

Existen diferentes tipos de desinfectantes hospitalarios y cada uno se utiliza siguiendo las indicaciones del fabricante. Siempre hay que señalizar las zonas con pavimentos húmedos para evitar accidentes y resbalones. La limpieza de suelos se hará en dos o tres veces por partes, para evitar que toda la zona esté humedecida.

 

Protocolo de Limpieza de Hospitales

Para llevar a cabo la limpieza de hospitales contamos con un protocolo de limpieza y desinfección. Es importante el trabajo en equipo y la comunicación con el personal de limpieza, así como la discreción. Dentro de un hospital nos encontramos con diferentes zonas que conllevarán actuaciones distintas según sea el riesgo de existencia de microorganismos que puedan causar infecciones en los pacientes.

Dentro de las zonas con riesgo alto nos encontramos con la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), quirófanos, paritorios, salas de extracción de sangre o la unidad de quemados.

Por tanto, la limpieza de quirófanos y la limpieza en enfermerías implican un trabajo más cuidadoso. Hay zonas de riesgo medio, como pueden ser las consultas externas, urgencias o fisioterapia. Las instalaciones con riesgo bajo son las áreas administrativas, almacenes o despachos.